En los últimos años muchísima gente se ha ido animado a “jugar en la bolsa”. Parecía que todo el mundo iba a ganar dinero pero la realidad es que muchos se quedan enganchados en este “juego de la bolsa”.

Existen herramientas muy potentes pare evitar engancharse. Entre ellas destacan las órdenes STOP LOSS. Se trata de órdenes de venta condicionadas a una caída de la cotización de las acciones y se activan automáticamente una vez se ha realizado la orden de compra. Pongamos un ejemplo:

Compramos un determinado título (a precio de mercado o de forma condicional) y damos orden de que si su cotización cae por encima de un 5% se vendan automáticamente.

Este tipo de orden nos permitirá irnos de vacaciones tranquilos. No hará falta que vivamos pendientes de nuestro broker o de nuestro simulador de bolsa, en este caso. Si todo sale mal, por lo menos minimizaremos las pérdidas. ¡Aunque cuidado! También puede suceder que ese determinado título se esté dando un respiro antes de proseguir la senda alcista. Y en ese instante podemos perder una gran tendencia alcista por culpa de un STOP LOSS mal pueso.